La Castañeda vivió un domingo diferente y más oscuro en el Foro Indie Rocks!

TXT/Fotografías: Mons Robles  

Para muchos el domingo es el día ideal para descansar, para convivir en familia o para terminar tareas del hogar. Pero para La Castañeda, el pasado domingo 16 de julio sirvió para reunirse con sus seguidores y festejar juntos un aniversario más del disco El Globo Negro, mismo que impulsó su carrera durante el lejano 1995.

Desde las 19:00hrs, en el lugar pudimos observar como las personas estaban en la pequeña explanada esperando pacientemente al inicio de este aniversario, ya sea comprando su vinyl conmemorativo o fumando un cigarrillo. Después de algunos minutos, en las bocinas se escuchó la explicación de cada rola del disco para ir preparando a todos los presentes que se encargaron de llenar el Foro, al que por cierto, ya no le cabía una alma más y parecía algo así como un balneario en semana santa.

Como ya es una costumbre en este inmueble ubicado en la Colonia Roma, el recital se prestó para ser una experiencia más intima. Por eso, en cada momento se sintió una vibra especial que fue causada por esa entrega del público hacia ‘La Casta’ y viceversa. En pocas palabras, se sentía de ese amor tan bonito que pensamos que sólo existe en las películas, pero no, ¡lo pudimos sentir en el indie!

En cada oportunidad que tuvieron, sus fans no dudaron en pedir a gritos rolas que querían escuchar aquella noche. Sin embargo, hubo algunas que hicieron corear a todos por igual como “Gris Normal”, “El Pescado”, “La Ventana”, “Tu Culto” y “Tloque-Nahuaque”, con las cuales incluso se armaron algunos slam’s entre el público con todo y chelas voladoras.

Antes de terminar esta breve y significativa velada, los señores de La Castañeda agradecieron a los asistentes y a los organizadores que hicieron posible este gran ‘toquin’. Y ahora sí, su show finalizó cuando tocaron Misteriosa, rola que provocó el slam más agresivo de la noche, en donde hombres y mujeres se ‘pegaron’ y empujaron por igual, tanto que hasta a mí me tocó, aunque eso no me detuvo para entrarle al desmadre.

Pero como siempre, el encore se hizo presente y esta reconocida agrupación del rock nacional nos dijo ‘hasta pronto’ interpretando “Transfusión”, provocando así un poco de melancolía en los presentes al saber que el concierto llegó a su fin. Por esa razón, este himno de La Casta fue coreado con mucha intensidad por todos nosotros.

Indudablemente ese fue un concierto íntimo, lleno de cerveza, slam, gritos y coros que nos dejaron sin voz. Pero si por alguna razón te lo perdiste, aquí te dejamos nuestra galería fotográfica: 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*