Babasónicos llevó su “Impuesto de Fe” por última vez al Metropólitan

Por: Zayuri Vargas
Fotografías cortesía: José Jorge Carreón 

El rock tan particular de los Babasónicos se hizo sentir el pasado sábado 20 de julio en el Teatro Metropolitan en punto de las 21:00hrs, iniciando con ese juego de luces que trasmiten la diversidad y dinámica de esta banda argentina que sorprendió a sus seguidores mexicanos interpretando “Posesión del Tercer Tipo”, como su tema de entrada.

¿Que qué? ¿Que Babasónicos agotó sus boletos para cerrar la gira promocional de su disco Impuesto de Fe? Pues sí, así fue, nuestros casi compatriotas se hicieron valer esa noche llenando totalmente uno de los recintos más importantes de la Ciudad de México. Y como ya es costumbre, su público vio un show bastante particular dirigido por su vocalista Adrián Dárgelos, que siempre nos deleita con sus movimientos de caderas sutiles y románticos que estremecen los cuerpos de todas las personas que lo ven bailar.

Un ‘buenas noches’ de Dárgelos y los aplausos de todos los asistentes, bastaron para darle un inicio formal al show y seguir con esa gama de colores en el escenario. Cabe mencionar que los presentes no perdieron ninguna oportunidad para grabar su canción más simbólica; las pantallas y los flash se hicieron ver durante todo el show, pero en especial en temas como: “El Pupilo” (en donde ‘la estrella de la banda’ se arrinconó y transmitió un sentimiento nostálgico por todo el teatro), “Vampi”, “Como Eran las Cosas”, “Natural”, “Casualidad”, entre otros.

Sin embargo, la verdadera euforia se hizo notar durante “Irresponsables”, “Puesto” y “Yegua”. Mientras que la canción que difuminó e hizo entrever, el machismo y feminismo de algunos asistentes, que incluso se pusieron en el papel de ‘caminar a la fama’, fue su reconocido himno: “Putita”.

Babasónicos vino a México con el objetivo claro, el de impresionar a toda la audiencia con ese cuidado armónico y con esa diversidad instrumental que hizo retumbar a nuestros corazones y sentimientos. Tan fue así, que incluso cayeron lagrimas de algunos de sus fans.

El concierto se tornó un poco acalorado cuando Dárgelos hizo mención a los aplausos, refiriéndose a que entre más lo hacían, él más se excitaba; así que el público no dudo ni tantito en seguir chocando las manos constantemente para hacer sentir bien a su vocalista preferido de esa noche. Posteriormente, al mostrar una pausa y engañar al público con el final del concierto, Adrían hizo regresar a sus compañeros para seguir con “Soy Rock”.

No hubo ni una mínima duda que la música y sobre todo el rock, rompió barreras y estereotipos entre mexicanos y argentinos y se disfrutó de una romántica e íntima velada. Por eso a los Babasónicos, los queremos pronto de vuelta en la CDMX para reponernos de fe…

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*