The Psychedelic Furs demostraron que la edad sólo es un número

Por: Diego Gasca @Diegoftx

¿A qué edad se deja de ser joven? Fue una interrogante que me había hecho hace tiempo pero que hasta apenas el pasado jueves 3 de agosto, encontré la posible respuesta. Pues aquel día, El Plaza Condesa fue el foro encargado de recibir el regreso a la CDMX de los talentosos músicos de The Psychedelic Furs, quienes si bien en sus rostros reflejan madurez y experiencia, en su actitud mostraron que la juventud perdura cuando tu quieras.

Y esa juventud infinita también se reflejó entre los asistentes, que en su mayoría eran personas que me doblaban o incluso triplicaban la edad, y que disfrutaron cada segundo del concierto con chela en mano y con el celular bien guardadito. Pero antes de disfrutar el esperado show del grupo londinense, cada de nosotros nos inyectamos nuestra respectiva dosis de shoegazing hecho en México gracias a la participación de Has a Shadow.

Con rolas como “Poison in me”, “Cul de Sac” y “Sorrow”; Has a Shadow mostró que en la capital del país también nacen buenos proyectos alternativos. Y si bien, el poco público que los vio no enloqueció o se mostró tan efusivo, no se puede negar que no se pudieron resistir en mover la cabeza o incluso en bailar como los chicos góticos de South Park, a ritmo de “Drive”, “Horror Will Grow” y “Attack of the Junkie”.

Tras esto, llegó la parte más tediosa de todos los conciertos. Así es, era momento de esperar y ver como el staff se movía de un lado a otro para tener todo listo, mientras la ansiedad y desesperación se hacía cada vez más grande. Pero afortunadamente tan sólo bastaron unos minutos para por fin tener sobre el escenario a esta emblemática agrupación británica que, de inmediato, comenzó un paseo por la nostalgia con su tema de 1981: “Dumb Waiters”.

Desde la primera canción, su vocalista Richard Buttler mostró un porte y una presencia bastante elegante e imponente, que sólo nos fascinó más cuando él decidió empezar a recorrer el escenario de un lado a otro. ¡Y qué decir de Mars Williams! Pues él junto a su saxofón nos mandaron de vuelta a la década de los ochentas al tocar “Heartbeat”, canción que obviamente también nos incitó a despegarnos del piso.

No importó el hecho de que su show inició con bastante energía, en ningún momento hubo la necesidad de hacer ninguna pausa y sin ningún tipo de interrupción, The Psychedelic Furs mostró su eterna vitalidad en cada rola que tocaron ese día y que nos remontaron a una época distinta de la banda. Por eso todos realmente disfrutamos de temas como “The Ghost in You”, “So Run Down”, “Heaven” y “No Tears”.

Pero aquella noche no sólo sonaron canciones del repertorio de The Psychedelic, ya que sus fans de la CDMX también escucharon una canción de Love Spit Love (“Believe”), el proyecto alterno que crearon los hermanos Richard Butler y Tim Butler en los años noventa. Posteriormente “Highwire Days”, se hizo presente en el set para seguir haciendo más especial aquella velada.

Sin embargo, lo que sí fue realmente especial fue la magia que se creó en el recinto de la Condesa cuando esta institución dentro del post-punk desempolvó varios recuerdos y memorias al tocar “Love My Way”, un verdadero clásico que obviamente estuvo acompañado por el apasionado y nostálgico coro de cada una de las almas presentes.

En contadas ocasiones, Richard utilizó el breve espacio entre canción y canción para hablar con su público y decir el clásico ‘Thank you, México City’. Pero siendo honestos, a nadie nos molestó eso porque la verdadera interacción se vivió en temas como “Angels Don’t Cry”, “Alice’s House”, “Mr. Jones” y “All That Money Wants”; en donde Richard y Tim dejaron en claro que tener canas o la piel un poco más arrugada, no significa mantenerse estático o apático en el escenario -como de hecho lo hacen muchas bandas jóvenes en la actualidad, pero ese es otro tema-.

Después de interpretar “House” y “Pretty in Pink”, los ingleses abandonaron el escenario para dar el aviso de que su esperado regreso a la Ciudad de México, estaba a nada de concluir. Y esto sucedió cuando The Psychedelic Furs subió una vez más al escenario del Plaza para llevarnos a la época de sus primeros dos discos, de donde se desprendieron las últimas canciones de la velada: “President Gas”, “Heartbreak Beat” e “India”; cerrando de gran manera un concierto que nunca envejecerá en nuestra memoria.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*